AVUI A POL

Sentado en el Travesaño

Venganza inmediata

Como en muchas ocasiones a lo largo de su historia el RCD ESPANYOL llega al final de la temporada 1960-61 con los deberes sin hacer. Tres entrenadores (Ernesto Pons, Alejandro Scopelli y Ricardo Zamora) no han sido suficientes para enderezar el rumbo de una nave que, bandazo tras bandazo, tiene más cerca las rocas que la playa.

A falta de 2 jornadas para el final de Liga sólo el Granada CF, colista desahuciado, tiene clara su sentencia. Restan por asignar la otra plaza de descenso y las 2 que obligan a promocionar. Arremolinados en torno a ellas un nutrido pelotón de equipos: Real Oviedo (22 puntos), RCD ESPANYOL, Elche CF y Real Valladolid (todos con 23 puntos).

Para añadir más dramatismo a la situación, RCD ESPANYOL y Elche CF se enfrentan en Sarriá en el marco de la jornada 29 y penúltima del torneo. Huelga decir lo que hay en juego y lo irreparable de un hipotético tropiezo ante el cuadro alicantino. Por eso, la directiva toca arrebato y el feudo españolista se llena hasta los topes la tarde del 23-4-1961. La fórmula funciona. Unidos en la grada y en el campo, Ricardo Zamora y los suyos logran despachar el match con una contundente goleada (5-2) que casi garantiza la permanencia. Pero sólo casi.

La victoria ante los franjiverdes era condición necesaria, pero no suficiente. Para que la salvación sea matemática bastará con arrancar un empate en San Mamés en la última jornada. Puede que incluso ni sea necesario, en función del resto de resultados. Pero mejor no confiarse.

Buena parte de los equipos en peligro tienen la vista puesta en el Camp Nou donde se miden FC Barcelona y Real Oviedo. De no vencer, la condena para los azulones es casi tan segura como la salvación del resto de implicados. La diferencia de calidad, el escenario y hasta la propia reputación apuntan a un lógico triunfo azulgrana pero...

 

- Una tarde para olvidar -

Salvo el orgullo de vencer ante los suyos, nada se juega el FC Barcelona. Dimitido de la Liga desde hace tiempo, el equipo culé sólo tiene ojos para la Copa de Europa. Un torneo del que se halla a un paso de la final, y en el que hizo la hombrada de apear al Real Madrid en la ronda de Octavos. No fue ese un honor cualquiera. Pentacampeón continental era la primera vez que el cuadro blanco doblaba la rodilla en la máxima competición.

Para para acceder al partido definitivo el FC Barcelona debe salir victorioso en el desempate de semifinales frente al Hamburgo SV. Los alemanes esperan en el Heysel de Bruselas el 3-5-1961 ... apenas 3 días después del partido que cierra la Liga frente al Real Oviedo.

Ni que decir tiene que el match frente a los asturianos es un engorro para los hombres de Enrique Orizaola que saltan al Camp Nou con: Rodri II; Rodri, Olivella, Gracia; Pinto, Marañón; Tejada, Ribelles, Eulogio Martínez, Villaverde y Czibor.  Sólo dos de ellos (Gracia y Czibor) repetirían en el partido decisivo de Heysel.

Y lo que muchos temían acaba sucediendo. La motivación ovetense puede más que el trámite azulgrana y el partido toma rápidamente color visitante con un tempranero gol de Luis Aragonés (3') que da ventaja a los asturianos (0-1).

Mientras, un RCD ESPANYOL confiado, vaga por San Mamés y antes del primer cuarto de hora pierde claramente (2-0). Sabedor ya del cariz que tomaba el encuentro del Camp Nou, todas las alarmas se encienden rápidamente. O media una urgente reacción o los blanquiazules se meten en un buen lío. Son minutos angustiosos. De verdadero shock. La victoria ovetense. Aquellos dos goles del Athletic Club. Un desastre.

Afortunadamente los pupilos de Ricardo Zamora reaccionan con determinación y antes del descanso se restablece la igualada (2-2) gracias a los goles de Indio y Domínguez. Luego, tras regresar del intermedio un autogol de Aguirre desviando un tiro de Muñoz (2-3) da más tranquilidad a la parroquia blanquiazul. Falta hacía, porque la resistencia azulgrana ante el envite del Real Oviedo fue más bien poca (3-5).

El RCD ESPANYOL salvó finalmente la piel, pero aquella tarde del 30-5-61 vivió momentos realmente angustiosos. De aquella movida y pese a sus respectivas victorias, el Real Valladolid descendió a la 2ª División y el Elche CF se vio condenado a jugar la promoción. No fueron pocas, las voces que se alzaron en protesta por la actitud con la que el FC Barcelona afrontó el partido, y especialmente por la alineación presentada.

Pero más allá de su comportamiento sobre el césped, siempre subjetivo, la formación presentada por los azulgranas era comprensible teniendo en cuenta lo que el club azulgrana se jugaba en Heysel. Nada menos que el acceso a la final de la Copa de Europa que acabarían consiguiendo tras gol de Evaristo (1-0). Exponer a los Suarez, Kocsis, Kubala y otros tantos ante el Real Oviedo, era un riesgo demasiado alto.

Pero esa lógica es difícilmente argumentable cuando en juego hay nada menos que el descenso y, sobre todo, cuando de por medio está la rivalidad. La eterna rivalidad ciudadana.

El mal trago de aquella tarde lo guardó el españolismo en el cajón de las cuentas pendientes. Lo que no imaginaba es que la ocasión de resarcirse le llegaría inmediatamente.

 

- Un sorteo envenenado -

Liquidada la Liga, y como era tradición en aquellos tiempos, daba comienzo la Copa. Una competición que históricamente traía buenos recuerdos a los blanquiazules pero que en la temporada anterior se había saldado con una vergonzosa eliminación ante el CD Ourense y en el propio Sarriá.

La piedra de toque es ahora el también modesto San Fernando. Alertados, los hombres de Ricardo Zamora no repiten errores, pero el pase a la siguiente ronda lleva más pena que gloria. Tras el empate de la ida (0-0) en tierras andaluzas, un solitario gol de Viñas (1-0) en la vuelta es el pírrico bagaje para evitar otro sonrojo.

Pero la sorpresa iba a llegar en el sorteo de Octavos de Final. Todavía a vueltas con la polémica de lo sucedido en la última jornada de Liga, la noche del 10 de mayo y en los locales de la RFEF las bolas del bombo cruzaban caprichosamente a FC Barcelona y RCD ESPANYOL. Casi nada.

El duelo se abre en el Camp Nou la tarde del domingo 21-5-1961 y el FC Barcelona presenta en su equipo titular a 8 de los jugadores que actuaron en Heysel: Ramallets; Foncho, Garay, Gracia; Segarra, Gensana; Tejada, Kubala, Kocsis, Villaverde y Czibor. Frente a ellos un RCD ESPANYOL liberado de presión y dispuesto a todo: Visa; Argilés, Bartolí, Dauder; Muñoz, Campos; Camps, Sastre, Viñas, Aguirre y Carlos Torres.

Desde su inauguración en Septiembre de 1957 el RCD ESPANYOL ha visitado 4 veces el coliseo azulgrana y todas se saldaron con derrota. Pero a la quinta ira la vencida. De salida los blanquiazules toman la delantera con un gol de Campos (4') y en apenas minutos, Carlos Torres (18') la amplia hasta un sorprendente (0-2) con el que se llega al descanso. El Barça, extraviado, no ha dicho ni pío.

Tras volver del intermedio las cosas toman otro color. Nada más salir, Kubala recorta distancias (48') y espoleado por su público la crecida azulgrana le lleva al empate gracias a un gol de Kocsis (72'). Con el (2-2) la remontada parece cuestión de minutos, pero poco después llega la lesión de Segarra que debe abandonar el terreno de juego. En inferioridad numérica las cosas cambian y el RCD ESPANYOL aprovecha un despiste para dar el golpe definitivo (2-3) gracias a otro gol de Carlos Torres (86'). Es la gran tarde del gallego. Un tipo al que le sobra fútbol, pero al que penaliza su fragilidad física y una indolencia que le hace a menudo exasperante.

Los azulgranas queman las naves en el arreón final pero el (2-3) permanece inalterable cuando Asensi silba el final del match. Primera victoria blanquiazul en partido oficial, en el flamante coliseo culé. Un hecho histórico y que tardará 12 años en volver a repetirse.

venganza01.png

21-5-1961 - Copa - FC BARCELONA - RCD ESPANYOL (2-3)

Carlos Torres cruza ante Ramallets el tercer gol que supone el triunfo blanquiazul.

Los de Zamora toman ventaja en la eliminatoria, pero el FC Barcelona es muy capaz de revertir la situación. Por ello, el españolismo se conjura para el partido de vuelta. Las ganas de eliminar al eterno rival son eternas, pero el entorno en el que se presenta el match incrementa el ambiente de hostilidad.

Ante la proximidad de la final de la Copa de Europa (miércoles 31 de mayo) entre FC Barcelona y SL Benfica, los azulgranas solicitan adelantar el partido de vuelta al jueves 25, pero la directiva españolista no accede a la petición si no es a través de una compensación económica que el cuadro barcelonista deniega. Todo hubiera sido más fácil de haberse respetado el pacto de caballeros al que, según manifestaciones de Victoriano Oliveras de la Riva, habían llegado ambos clubes y por el que Antoni Juliá de Capmany, por parte azulgrana, se comprometía a alinear el equipo titular ante el Real Oviedo en la última jornada de Liga.

Pero no fue así, y ante la falta de acuerdo la decisión de la eliminatoria se ventilará a las 22.30 horas del sábado 27-5-61 en un Sarriá que presenta un llenazo de reventón. Ricardo Zamora presenta el mismo once que venciera en el Camp Nou. No hay novedades, ni razón que las motive. Por parte culé, 2 cambios en relación al partido de ida: Vergés y Ribelles salen de inicio sustituyendo a Segarra y Villaverde. No obstante, la baja más importante continúa siendo la de Luis Suárez. El genio gallego, con molestias, sigue entre algodones y no se le quiere arriesgar pensando en el vital partido ante el SL Benfica.

Los azulgranas perdieron la oportunidad de sentenciar en la ida, y se ven obligados a dar la cara en un partido que les supone un verdadero engorro. Tienen la mente en la final de Berna, pero no pueden dejar de lado el envite copero, así como así. Quedar eliminado siempre viste mal. Si encima lo hace el eterno rival, todavía más.

El encuentro sale áspero. Duro y sin reservas. Es la vuelta. O dentro o fuera. Y el RCD ESPANYOL que conoce bien la especial tesitura del rival, se lo hace saber a las primeras de cambio. Arbitra Ortiz de Mendíbil. Colegiado vasco. De los que dejan jugar. El RCD ESPANYOL también lo sabe.

Al igual que en la ida los blanquiazules toman ventaja. Rozando el primer cuarto de hora Camps (14') cruza un cabezazo inalcanzable para Ramallets (1-0). Con el marcador de cara y envalentonado por Sarriá los hombres de Zamora se sienten fuertes y dominan el juego, pero justo en la última jugada de la primera parte un penalti de Muñoz a Eulogio Martínez complica el escenario. Kubala no suele fallar desde los 11 metros y establece el empate (1-1) que deja a los azulgranas a sólo un gol de forzar el partido de desempate. Por entonces no regía la regla del valor doble de los goles en campo ajeno.

venganza02.png

27-5-1961 - Copa - RCD ESPANYOL - FC BARCELONA (2-1)

Visa no puede detener el lanzamiento de penalti de Kubala que supone el momentáneo empate en el marcador (1-1) 

La segunda mitad es emocionantísima. Todo pende de un hilo y los barcelonistas van con todo. En el minuto 59' un tiro de Vergés pega en el palo y Visa lo recoge sobre la misma línea de meta. Protestas azulgranas al entender que el balón ha podido traspasar la raya de gol. Crece la tensión. Poco después llega la jugada decisiva y que decantará la balanza. Una internada del revoltoso Camps la corta Gracia en falta. Es penalti. Sastre lo transforma en el 2-1. Otra vez los blanquiazules con ventaja de 2 goles en la eliminatoria. Sólo 20 minutos para que todo termine.

Los jugadores barcelonistas se quejan de todo. De la permisividad arbitral. Del presunto gol fantasma. En aquel mar de impotencia y antes de que el balón vuelva a ponerse en juego, arrecian las protestas. Gensana se significa más de la cuenta y Ortiz de Mendibil le expulsa. No hay tarjetas, pero la mano del referee no deja lugar a dudas. Señala la escalinata de vestuarios.

Reducido a 10, frente a un rival que le persigue en cada esquina, que le disputa todos los balones y con la final de Berna en la mente, la eliminatoria se convierte en un sueño imposible para las huestes de Enrique Orizaola que sólo ansían el final del match sea como sea.

Antes, sin embargo, aun asoman los últimos rescoldos de rabia. A poco del final Czibor cambia de banda huyendo de las caricias de Argilés. En uno de los múltiples parones discute con Aguirre. Un leve manoteo y allí que aparece Kubala, aparentemente en son de paz. De repente Laszi que saca la mano a pasear y el pobre Aguirre va directo al suelo. Tras el KO del españolista, Kubala la emprende a golpes con todo el que aparece por allí..........y luego se va camino de vestuarios. La expulsión es clara. Ortiz de Mendibil no tiene ni que decretar su salida del terreno de juego.

venganza03.png

27-5-1961 - Copa - RCD ESPANYOL - FC BARCELONA (2-1)

El lío final. Jaime Fernández masajista blanquiazul atiende a Aguirre, caído en el suelo tras ser agredido por Ladislao Kubala.

Ahora sí. Se acabó. Público y jugadores enfervorizados alzan en hombros a Ricardo Zamora. Petardos en Sarriá. El RCD ESPANYOL logra vencer al FC Barcelona en los 2 encuentros (2-3) y (2-1) y ponen pie en Cuartos de Final a costa de su eterno rival. Cuenta saldada.

La aventura blanquiazul no fue más allá. En Cuartos de Final el Real Betis Balompié dio buena cuenta de los chicos de Zamora vapuleándoles en el Villamarín (5-1) y rematando la faena en Sarriá (0-2). Tampoco al FC Barcelona le fue mucho mejor en la final de Berna donde fue frenado por el SL Benfica (3-2) y los postes cuadrados del Estadio Wankdorf.

venganza04.png

27-5-1961 - Copa - RCD ESPANYOL - FC BARCELONA (2-1)

Una de las muchas discusiones del partido. Aquí entre Tejada y Bartolí. 

Oriol Pagés

<< Tornar Fer comentari 5139 | 0 | Imprimir | Enviar


 30/04/2018 La noche más inolvidable
 17/05/2017 Cuentas pendientes
 06/03/2017 &#128249; Panenka en el Plantío
 18/01/2017 Siete minutos para volver al cielo
 10/12/2016 Pasajero 750
 04/10/2016 &#128249; RCD Espanyol y Zona Cesarini
 02/06/2016 En lo alto de la tribuna
 24/03/2016 CITA INOPORTUNA
 11/01/2016 DUDA RESUELTA
 24/11/2015 LOCURA INOLVIDABLE
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8