AVUI A POL

Doy palabra per M.C. Cánovas

Prudente prudencia

En dos días vuelve la Liga. No soy muy amigo de los parones pero palabra que este último me ha sabido a gloria. Para el Espanyol, además la Liga vuelve en casa. Y en casa, ante su gente, el Espanyol va a estrenar inquilino en el banquillo. El banquillo ha cambiado, sí, pero lo que no ha cambiado todavía, como es lógico, es la incómoda posición en que se encuentra el equipo. Eso acongoja. Yo creo en los argumentos de que dispone el técnico, la plantilla, para salir de ahí, pero quiero mirar las cosas con una prudencia absoluta. Una prudencia que me están transmitiendo los foros futboleros que frecuento. En estos momentos el perico es, por encima de todo, cauto. Me da la sensación.

En esto del balón, los Cantos al Sol, los ¡Viva Cartagena!, o por otro lado la adoración a la Gata Flora están a la orden del día. Y no es crítica, oigan, porque una postura u otra forman parte de esta gran obra que es el fútbol y hay que aceptarlo. Pero hay momentos y momentos. Hoy, aunque sólo se han disputado ocho fechas la Liga está mucho más apretada que en otras ocasiones y esto te pone a tiro tanto salir de una situación difícil como es la del Espanyol como también a tiro de todos, absolutamente todos quienes le envuelven ahí, en el pozo y sus alrededores.

Personalmente creo en Machin y en sus argumentos, aunque el hombre ha de imponerlos sobre la marcha de la competición y no es fácil, pero puede ser, ya lo creo que puede ser a poco que además de imponer un esquema claro, definido, los jugadores crean en él, en el esquema y en el técnico, por supuesto. Es lo que yo percibo en corrillos de café o en cualquier encuentro; es la creencia que la gente perica me transmite. Con remarcada prudencia. Han almacenado los "ara, sí...", o "amb Machin, de cop a dalt...". Eso sí, "mejor que lo de antes, seguro". Eso no falta en cualquier comentario.

Huelo esa prudencia que, creo, en estos momentos es buena consejera. El primer reto, el Villarreal. Y después otra final cada semana. Lo que se ha hecho mal no se arregla en dos días, pero como decía aquel cineasta perico: "Tenemos mucho por delante...". Pues adelante con todo. Poder se puede. Y ser prudente no es tener miedo, sino tener cabeza. Y equilibrio. Algo, el equilibrio, que en nuestro mundo, el perico, se nos desequilibra muchas veces.

M.C. Cánovas


 05/11/2019 No llorar por la mala leche derramada
 30/09/2019 Otro tiro en el pie
 17/09/2019 Pragmatismo a ultranza
 23/08/2019 Demasiadas lágrimas de cocodrilo
 30/07/2019 El 2
 18/07/2019 Renovaciones... a fondo
 28/06/2019 El partido de Roca
 18/06/2019 Quince días para vibrar, un año para disfrutar
 14/05/2019 Arriba el telón
 23/04/2019 Una jornada para aprovechar
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 18