AVUI A POL

Paintball per Joan Camí

El Ferencváros, al detalle

El Ferencváros será el primer rival del RCD Espanyol en la fase de grupos de la Europa League. El club húngaro ha tenido que superar tres eliminatorias (dos de Champions y una de Europa League) para poder jugar la fase de grupos. La primera, curiosamente, contra el Ludogorets (5-3 en el global), otro de los integrantes, junto al CSKA Moscú y RCD Espanyol, del grupo H de la Europa League. En segunda ronda se midió al Valleta FC de Malta con resultado global de 4-2 y en el playoff final, el que daba acceso a la fase de grupos de la Champions League, perdió contra el Dinamo de Zagreb de Dani Olmo tras empatar (1-1) en Croacia y caer (0-4) en casa. En las mismas fechas que el Espanyol estaba disputando el playoff contra el Zorya, el Ferencvaros hacía lo propio contra el Suduva lituano. Era la última oportunidad para disputar competición europea y aunque el rival era claramente inferior, tuvo ciertas dificultades (0-0 en Lituania) para superar la eliminatoria, que finalmente terminó con un 4-2 en el estadio húngaro.

 

Historia y contexto actual:

ferencvaros18091901.jpg

El Ferencváros es el club más laureado de su país con 30 títulos ligueros y el primer equipo húngaro -y uno de los pocos- en clasificarse para la la fase de grupos de la Champions League a lo largo de su historia. Fue en la temporada 1995-96, en la que, tras superar al RSC Anderlecht en la ronda de clasificación, se enfrentó a dos gigantes como Ajax y Real Madrid en el grupo. Tras muchos años de ‘sequía', el Fradi (así es como se refieren al Ferencváros en Hungría) ha estado muy cerca de repetir aquella histórica presencia en la máxima competición contintental. Sea como fuere, la clasificación para la fase de grupos de la Europa League ya es un logro importante para la institución verdiblanca, que parte como el rival más débil del grupo (tiene el coeficiente más bajo de los 48 que forman parte de la competición esta temporada). Otro de los aspectos reseñables del Ferencváros es el Groupama Aréna, su estadio, inaugurado el 10 de agosto de 2014 con capacidad para más de 20.000 espectadores. Se trata de un recinto gigantesco (el más grande la liga) para las medidas habituales en el país, que además albergó la temporada pasada la final de la Champions League femenina entre el Olympique de Lyon y el FC Barcelona. 

 

La plantilla:

ferencvaros18091903.jpg

La plantilla del Ferencváros está formada por 28 futbolistas, 14 de ellos extranjeros, con una media de edad de 26'7 años y nueve internacionales absolutos. Esta temporada, entre altas y jugadores que vuelven de cesión, ha incorporado 16 caras nuevas para que su entrenador, el ucraniano Sergiy Rebrov, disponga de una plantilla larga y con variedad de perfiles. Eldar Civic, por el que pagaron 1 millón de euros al Sparta de Praga, Michal Skvarka, Franck Boli, Oleksandr Zubkov y el mítico Tamás Priskin (63 partidos con la selección absoluta de Hungría), aunque ya había defendido la camiseta del Fradi en temporadas anteriores, han sido los movimientos de entrada más destacados de un mercado en el que el club de Budapest solo ha invertido 1'20 millones de euros. En el apartado de salidas, 14 bajas entre ventas y cesiones, ha ingresado 2'60 millones de euros, la gran mayoría de ellos, 2'50 millones para ser exactos, gracias a la venta del medio centro uruguayo Fernando Gorriarán a Santos Lagunas tras disputar 58 partidos las dos últimas temporadas. Ivan Petriak, extremo ucraniano que sumó 6 goles y 12 asistencias en 36 partidos, ha regresado al Shaktar Donetsk tras la cesión de un año en Budapest. Pero aunque resulte curioso y sorprendente a la vez, la baja más sensible del Ferencváros en este mercado ha sido la de su delantero estrella y el máximo goleador del equipo, el italiano Davide Lanzafame, que anotó 17 goles la temporada pasada y que este curso juega cedido al Honved, otro equipo de la ciudad de Budapest y rival directo del Fradi en la lucha por el título liguero. Según se publicó en la prensa local, el Ferencváros necesitaba desprenderse de algunos jugadores extranjeros (en la liga doméstica solo se pueden inscribir 10 y tenían 15) y Lanzafame, que también era uno de los futbolistas con mejor salario de la plantilla, causó baja el día antes de jugar la ida de la eliminatoria contra el Dinamo de Zagreb.


Estilo de juego:

El Ferencváros se caracteriza por ser un equipo que trata de presionar arriba intensamente para robar en campo contrario. Casi siempre presiona en bloque alto con la línea defensiva muy arriba, pero sufren a la espalda y son flojos en los duelos individuales. No tienen especialistas defensivos en sus filas. El valor y el potencial de su plantilla, mucho más alto que la mayoría de los clubes que forman la liga húngara, les permite asumir más riesgos con balón, jugar lejos de su portería y explorar otros registros en función del contexto de cada fin de semana. Las estadísticas de las cuatro primeras jornadas ligueras del Fradi confirman claramente esta tendencia en el juego: 64% de posesión, 520 pases/partido por 295 pases/partido del rival y 18 tiros/partido por 6 tiros/partidos del rival. Una diferencia notable

Sin embargo, el conjunto de Sergiy Rebrov, a partir de su 1-4-2-3-1 habitual, aunque el técnico también ha planteado otros sistemas, se expresa mejor cuando puede ser vertical por el perfil de sus hombres más ofensivos. Es por ese motivo que el cuerpo técnico quiere potenciar las salidas en velocidad al contraataque y las rupturas al espacio de los extremos y media punta, que aparecen mucho por dentro, para terminar rápido las jugadas. Un contexto que, sobre todo en la liga y en las previas europeas contra equipos inferiores, no ha sido muy frecuente, ya que los rivales han apostado por un planteamiento más conservador para no ceder espacios a su espalda. 

La voluntad de atacar de forma vertical del Fradi repercute directamente en su transición defensiva, sorprendentemente castigada en los últimos encuentros y una de las principales debilidades. La velocidad de sus acciones ofensivas separa las líneas y, en caso de no finalizar jugada y perder la posesión, el equipo rival encuentra espacios para trazar jugadas de ataque con superioridad numérica. En las previas europeas que ha disputado el equipo húngaro y en algunos partidos de la liga doméstica ha mostrado dificultades para solventar estas situaciones de juego a través de su estructura y los rivales han podido superar la primera presión y comparecer en campo del Ferencváros con cierta regularidad. Tampoco es un equipo muy solvente cuando tiene que defender el área. Los centrales, que no destacan por su corpulencia, sufren en el cuerpo a cuerpo y en el juego aéreo. 

En cuanto al trato de balón, la idea es salir con la pelota jugada con los centrales, muy atrevidos en el pase, y enviar a los laterales muy arriba para ganar profundidad por fuera, aunque no necesariamente se hace siempre. A veces les cuesta interpretar cuándo hay que salir en largo y pueden sufrir si algún equipo plantea una presión en bloque alto. En un porcentaje muy elevado, la plantilla está formada por futbolistas de vocación ofensiva, incluso en la defensa y el centro del campo y las mejores condiciones de la mayoría de ellos son con balón. Es un equipo bastante técnico en su parcela defensiva, desde los centrales, Lasha Dvali y Miha Blazic, pasando por el lateral izquierdo, Marcel Heister (Gergö Lovrencsics, el diestro, no lo es tanto) y sobre todo el doble pivote, lo que permite en muchas ocasiones no tener que forzar el desplazamiento en largo, un recurso con el que no se sienten demasiado cómodos. Con Dávid Sigér y Igor Kharatin en la sala de máquinas, el Ferencváros domina y controla los partidos a través del balón. Este doble pivote aporta criterio a la circulación, continuidad y cierta pausa cuando el juego exige no precipitarse de cara a portería y permite activar a la línea de tres medias puntas, Tomkac Chol Nguen, Oleksndr Zubkov y Roland Vargas, sin duda la mejor del equipo, y su delantero más rápido; Franck Boli. Además, la disposición en campo rival, con muchos jugadores por delante de la línea de balón, permite acumular referencias cerca de la pérdida y potenciar la recuperación rápida e intensa, otro de los rasgos característicos del Fradi.

 

XI TIPO:

ferencvaros18091902.png

 

Audioguía del Ferencváros junto a Álvaro Salarich (@Asalarik), emitida el miércoles 18 de septiembre en el programa de PericosOnline en Radio Marca. Historia, contexto, estilo de juego, XI tipo, alternativas y análisis individual.  

Análisis en PDF de Álvaro Salarich (@Asalarik) sobre el Ferencváros

 

La incógnita:

Teniendo en cuenta lo comentado más arriba, el Espanyol podría encontrarse ante un escenario donde va a tener más balón que el Ferencváros. Pero como pasó en las previas anteriores, eso no garantiza prácticamente nada. No parece que el equipo húngaro plantee un repliegue muy intenso, pero sí que podría priorizar un bloque más bajo y conservador y alternarlo con presión alta en algunas situaciones para no ceder tanto protagonismo a los blanquiazules. Las vigilancias ofensivas, de nuevo, cobran una importancia total en este partido. El Fradi tiene buenos rematadores y facilidad para ver portería. Controlar a los posibles receptores cuando el Ferencváros recupere el balón será clave para frenar una de sus gran armas de ataque: las salidas en velocidad.

Joan Camí

@JoanCami        


 03/10/2019 El CSKA, al detalle
 27/09/2019 La propuesta de Balaídos
 23/09/2019 Otoño llega con su: ¡oh, Dios mío!
 16/09/2019 El análisis del Eibar - Espanyol
 02/09/2019 El análisis del Espanyol - Granada
 01/09/2019 Así juega Jonathan Calleri
 26/08/2019 El análisis del Alavés - Espanyol
 22/08/2019 Así juega el Zorya Luhansk
 19/08/2019 El análisis del Espanyol - Sevilla
 16/08/2019 Apuntes del Sevilla FC
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9