AVUI A POL

Doy palabra per M.C. Cánovas

Pragmatismo a ultranza

El resultado de Ipurua supone, sin duda alguna, un soplo de aire fresco y toneladas de tranquilidad ante los siguientes e inmediatos pasos que ha de dar el equipo. Pero no nos engañemos, ese respiro, ese punto de tranquilidad que te concede el resultado de Ipurua son tres puntos, tres valiosísimos puntos, pero no despeja las dudas que siguen envolviendo al juego del equipo. Y digo el juego del equipo, no el equipo, que para mí sigue teniendo consistencia para pelear en cualquier competición.

Cualquier seguidor blanquiazul que viera el partido de Ipurua pudo percatarse de cómo el equipo fue a remolque de su rival y del marcador durante una hora o así. Cualquiera pudo ver con qué tibieza se defendió, es un decir, la jugada que acabó en gol local abriendo una tremenda brecha en las dubitativas ilusiones del perico por sacar algo de allí. Cualquiera pudo ver cómo el portero eibarrés pasaba minutos y minutos poco menos que desapercibido. Se jugaba a golpes del rival, de un hoy mediocre rival. Se jugaba con apuros constantes para los de atrás, sin ningún control continuado del balón en la zona ancha y en consecuencia, orfandad en los de delante. Eso sí, se iniciaban las jugadas moviendo el balón a dos pasos de tu línea de gol, sin encontrar ese punto ágil en la transición ágil y se armaban escasísimas jugadas colaboracionistas para buscar el gol. Resultado, un intento de juego bonito que no acaba de cuaja, escaso pragmatismo. ¿Lo que intento hacer no es positivo? Pues lo que dijo Zidane... Es cierto que cuanto mejor se juega mayores posibilidades tienes de ganar. Pero yo creo que como mejor juega cada cual esa haciendo lo que cada cual sabe y puede hacer, al máximo de realismo, de convicción, de practicidad, de pragmatismo.

Por la noche, el Getafe se jugaba los tres puntos en Sevilla poniendo la cara por ganar desde el primero hasta el último minuto de partido. Ganaba, empató y si llega a acabar perdiendo nadie, absolutamente nadie podría echarle en cara falta de ambición, de seguridad, de convencimiento en que se puede hacer lo que para cada uno es más fácil de hacer. Es pragmatismo.

En Ipurua se consiguieron tres puntos de oro pero no nos perdamos con falsos cantos al sol. A ningún perico que vio el partido le pudo convencer cómo cazó la perrita, aunque eso sí, la caza fue muy buena.

Me gusta el equipo, me agrada la plantilla. Pero a día de hoy no me gustan las formas.

M.C. Cánovas


 16/10/2019 Prudente prudencia
 30/09/2019 Otro tiro en el pie
 23/08/2019 Demasiadas lágrimas de cocodrilo
 30/07/2019 El 2
 18/07/2019 Renovaciones... a fondo
 28/06/2019 El partido de Roca
 18/06/2019 Quince días para vibrar, un año para disfrutar
 14/05/2019 Arriba el telón
 23/04/2019 Una jornada para aprovechar
 16/04/2019 Asentar una lógica identidad. Blindar una férrea mentalidad.
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 18