AVUI A POL

Paintball per Joan Camí

El análisis del Espanyol - Sevilla

Tras una pretemporada atípica, en la cual el Espanyol, además de jugar amistosos contra rivales de poco nivel, ha tenido que empezar la competición oficial mucho antes que todos sus rivales en La Liga, llegó la prueba más exigente del calendario de verano. Un calendario, concretamente el de las previas de Europa League, que resulta siempre engañoso. No por nada en concreto, sino porque lo único que ha podido escoger el Espanyol ha sido participar en él. La diferencia con el Stjarnan y el Luzern ha sido tal, que resulta complicado sacar demasiadas conclusiones sobre qué quiere el conjunto de Gallego, cómo lo quiere y cuál es el camino que trazará durante la temporada. Del mismo modo, la derrota ante el Sevilla tampoco permite situar, al menos de forma clara y precisa, la realidad del equipo, pero sí que nos acerca un poco más el camino y los obstáculos que se está encontrando el Espanyol a finales de agosto. Sin Pedrosa, sin Calero, sin otro lateral derecho y sin el delantero que todavía tiene que venir, es complejo desmenuzar el verdadero potencial y las posibilidades de este equipo.

Hasta el partido del Sevilla, habíamos visto un Espanyol muy protagonista con balón por lo comentado más arriba. Aunque el escenario ideal es el de un equipo que quiere dominar a través del esférico, la liga exigirá -y de hecho, ya ha exigido- otras respuestas durante el curso. Y muchas de ellas más complejas, claro. El partido ante el Sevilla, precisamente, podía servir para comprobar cuál sería el planteamiento ante un equipo que te puede discutir y ganar la posesión durante muchas fases del partido. Así pues, partiendo de la base que el contexto sería totalmente distinto a los compromisos europeos, el reto blanquiazul consistía en generar otro tipo de ventajas, como el propio Gallego explicó en la previa y post del partido: "Mi equipo tiene que interpretar las ventajas y cuando un equipo te presiona y te iguala arriba, que además lo sabíamos [...] las ventajas están lejos, pero nos falta proceso y nos falta entrenamiento". Y por ese motivo, por el perfil de sus futbolistas y por la exigencia del Sevilla en la presión, quizás Gallego apostó por Víctor Sánchez y no Darder para acompañar a Marc Roca en el doble pivote. Aceptó el técnico la dificultad que tendría su equipo para gestionar las ventajas desde atrás, pues Lluís, y sobre todo Naldo, que además no jugó en su perfil natural, no tienen el mismo pie ni el mismo grado de atrevimiento que Calero para la salida de balón. 

19080901.png

Este fue el guión establecido durante parte del partido. Un Sevilla muy intenso en la presión, casi siempre en bloque alto, con los dos extremos, Ocampos y Nolito, pendientes de los dos centrales, Luuk de Jong sobre Marc Roca y los dos interiores, Óliver Torres y Joan Jordán, saltando muy arriba para dificultar los primeros pases y las opciones de progresión en corto del Espanyol. Además, Navas y Reguilón, de los que se habló largo y tendido durante el partido, subían mucho su posición para emparejarse con los dos laterales del Espanyol, Javi López y Dídac. Una presión hombre a hombre que no dejó tiempo y espacio para que, sobre todo Marc Roca, pudiera participar de la forma que lo venía haciendo en la salida desde atrás y, como consecuencia, tampoco pudiera enlazar con Melendo y Matías Vargas entre líneas. Así pues, la única opción, o la que ofrecía más garantías para progresar era el desplazamiento en largo hacia los dos delanteros, Ferreyra y Wu Lei. Pero el Sevilla estuvo especialmente atento para defender también este tipo de acciones, con un Diego Carlos que se anticipó una y otra vez al delantero argentino, que no pudo ni descargar de cara ni retener el balón para iniciar ofensivas con superioridad. Además, las coberturas de Fernando fueron otra garantía para, en caso de perder la disputa aérea, ganar la segunda acción y recuperar la posesión. Había demasiado espacio entre las líneas pericas.

No supo aprovechar el Espanyol el enorme espacio tras la espalda de los dos laterales sevillistas. Wu Lei, que precisamente destaca por su forma de atacar los espacios, pidió el balón casi siempre por dentro, entre líneas, sin conseguir generar ninguna ventaja posicional para su equipo, pues ni le llegaba el balón ni conseguía progresar cuando lo recibía. Un error de interpretación que, junto al un trabajo táctico muy bueno en lo colectivo y también en lo individual del Sevilla, restó cualquier posibilidad del Espanyol para amenazar la portería de Vaclík

El Sevilla, mediante los cambios de orientación (¡¡¡Jordán!!!), consiguió someter muchísimo por fuera.  La velocidad y el descaro de Navas y Reguilón, que se entendieron bastante bien con su extremo, generó muchos problemas a Dídac y Javi López, claramente superados durante todo el partido. Vargas y Melendo no solo no participaron demasiado con balón, sino que además tuvieron que recorrer muchos metros para evitar el 2vs1 en banda que buscó el conjunto de Lopetegui. Algo que, por perfil y condiciones, no les hace sentir cómodos y que les resta opciones para ser determinantes en tres cuartos. Esto obligó al Espanyol a ejercer un reconocido esfuerzo grupal para proteger su área, algo que para el Sevilla fue una ‘ganga' para mantener el rival lejos de su portería y para favorecer su buena presión tras pérdida.

19081902.png

Parecía clara la entrada de Darder para dotar de mayor criterio y calidad la circulación del Espanyol y añadir un nexo entre Marc Roca y Melendo/Vargas, una conexión que, por la enorme distancia que había entre ellos desde el principio, no se produjo casi nunca. Sorprendió que la entrada de Sergi no fuera de inicio, pues aunque en el fútbol no existan fórmulas ganadoras per se, es curioso que, al menos en el corto plazo, parece que no se le está dando continuidad a una estructura y a unos perfiles que funcionaron bastante bien la temporada pasada. 

El modelo de David Gallego exige mucha interpretación a los jugadores. Desde la defensa, para las primeras ventajas, hasta los delanteros, para detectar los espacios que deben atacar/ocupar. Y esto exige muchos entrenamiento. El Sevilla, a diferencia de lo visto hasta la fecha, planteó retos muy diferentes -y mucho más completos-. Algo que, además de otros tantos, será habitual cada fin de semana en LaLiga. Queda tiempo y mercado. Trust the process

Joan Camí

@JoanCami          


 04/11/2019 Qüestió d'encert
 28/10/2019 El análisis del Levante - Espanyol
 24/10/2019 Así juega el Ludogorets
 21/10/2019 Apuntes de un debut
 03/10/2019 El CSKA, al detalle
 27/09/2019 La propuesta de Balaídos
 23/09/2019 Otoño llega con su: ¡oh, Dios mío!
 19/09/2019 El Ferencváros, al detalle
 16/09/2019 El análisis del Eibar - Espanyol
 02/09/2019 El análisis del Espanyol - Granada
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9