AVUI A POL

Paintball per Joan Camí

Así juega Fernando Calero

Formado en la categorías inferiores del Valladolid, Fernando Calero (1995, 23 años) se incorporó al fútbol base del Málaga hasta debutar con el filial en 3ª división. Tras no tener, por varios motivos, la posibilidad de asomar la cabeza en el primer equipo, regresó al conjunto vallisoletano para consolidarse como una de las promesas más interesantes del fútbol español. 37 partidos en 2ªB durante la temporada 2016/17 y 27 en Segunda durante la 2017/18. La pasada temporada fue el debutante en Primera División que más partidos disputó (36 encuentros). Sin duda, un fichaje muy interesante que vamos tratar de analizar en el siguiente texto. 

Lo primero que te viene a la cabeza cuando ves un partido de Calero es su personalidad con balón. Juega con una confianza altísima, porte distinguido y elegante, y cree mucho en sus posibilidades, independientemente del contexto del partido, el resultado y el escenario del mismo. En ese sentido recuerda mucho a Mario Hermoso, pues ambos son futbolistas que pueden desprender cierta soberbia y amor propio en su juego, siempre en pro del colectivo y sin mofarse del rival, pero en el fondo lo que demuestran es que tienen fe ciega en ellos mismos. No exponen la duda ni la debilidad. Seguridad ante todo: "Quiero hacer esto y estoy convencido que lo voy a hacer bien". Esta es su mentalidad. 

Sin embargo, como suele ocurrir en estos casos, y aquí hay que volver de nuevo a Mario Hermoso, esta mentalidad les lleva, a veces, a cometer errores por querer demostrar estatus. El ímpetu, el atrevimiento, las ganas, la motivación, el salir de la zona de confort, son posturas muy positivas y necesarias para llegar lejos en el mundo del fútbol, pero conllevan un ligero grado de irresponsabilidad en según qué situaciones del juego. Pese a este ‘handicap', el margen de proyección y mejora de Calero es muy alto. Lo más normal es que pueda corregir algunos -que no han sido muchos- de los errores de interpretación que ha tenido durante la temporada. Eso sí, la misma ambición y las ganas de querer demostrar que le han llevado a dónde se encuentra hoy, serán las mismas que le harán crecer todavía más como futbolista. Tiene solo 23 años y lleva una temporada en la élite, pero se le intuye un talento especialCalero puede encontrar en el Espanyol un contexto ideal para seguir evolucionando y, sobre todo, una estructura que le permita tener una influencia total en la idea que quiere David Gallego.

Fase ofensiva:

mapacalero120819.png

Calero ha sido el tercer jugador de la Liga de 23 años o menos que más pases completó la temporada pasadaMarc Roca fue el segundo. Eso ya nos da una pista del peso del central en el circuito de pases de su equipo y la futura relación con el '21' perico. En el Valladolid, un equipo que no estaba especialmente comprometido con la posesión, fue uno de los mejores pasadores y en el Espanyol de David Gallego, que precisamente destaca por el protagonismo del balón, puede convertirse en pieza clave para el inicio del juego. Su primer pase es inteligente. Calero es diestro, pero habitualmente juega por la izquierda (imagen 1), aunque maneja bien las dos piernas. Sin embargo, el técnico blanquiazul, a diferencia de Rubi, está apostando por salir desde atrás con tres jugadores, uno de ellos Marc Roca, que normalmente se sitúa en el sector izquierdo para aprovechar su perfil natural. Aquí surgen las primeras preguntas sobre el rol de Fernando y el pivote: ¿Interesa que Marc Roca retroceda su posición teniendo a Calero? En caso afirmativo, ¿dónde se situaría en la salida de tres; en el centro, en lavolpiana, o en la izquierda? ¿Existe la posibilidad que se cambie la estructura y Marc Roca se mantenga en la base? 

Una serie de preguntas que podremos desvelar a medida que avance la competición. En cualquier caso, la llegada de Calero, independientemente de la disposición que tenga en mente David Gallego para la salida de balón, puede beneficiar mucho a Marc Roca y a Sergi Darder, pues la conexión entre ellos en el primer y segundo escalón se prevé imprescindible para que el Espanyol progrese junto y de forma ordenada.

Si nos fijamos en sus condiciones, Calero destaca por ser un central atrevido en el pase vertical. Temporiza con el balón en los pies, analiza a su entorno y toma una decisión que casi siempre implica generar algo positivo para el equipo. No le tiembla el balón ni en escenarios dónde el rival espera atrás ni ante un bloque alto. También su conducción, una de sus principales cualidades. Es un jugador que permite dividir y que amenaza siempre con jugar hacia delante, ya sea mediante pase o conduciendo el balón. Esto puede ser fundamental para la idea que tiene David Gallego, pues en función de como plantee la presión el equipo contrario, de como se sitúen en el campo, se puede manifestar -pase de seguridad, pase para progresar o pase al espacio- de una manera u otra. Aunque en desplazamientos está lejos de Mario Hermoso, no rehúsa la posibilidad de utilizar este recurso si el juego así lo exige. Su golpeo es tenso y preciso. Es especialmente técnico y tiene un buen repertorio para esconder el balón, pisarlo y orientarlo para ejecutar la siguiente acción, incluso para el regate, aunque implique un riesgo importante en caso de pérdida.

Fase defensiva:

Central impetuoso con capacidad para anticipar a cualquier zona del campo, aunque no es tan propenso al error como podría parecer desde un principio. Tiene muy pocas pérdidas. Domina las vigilancias ofensivas y se nota que lo largo del último año ha ido ajustando el cómo y el cuándo salir de su zona para reducir la velocidad de las transiciones del rival o marcar a los delanteros contrarios y no comprometer su espalda. Permite juntar al equipo sin el esférico. Es un jugador rápido, posicionalmente correcto y que siempre está de perfil para, si fuera necesario, correr hacia atrás y controlar los desmarques de ruptura del rival. Puede jugar a muchos metros de su portería, se siente cómodo en este contexto, otro rasgo que encaja perfectamente en la idea que tiene Gallego con los centrales. Tiene facilidad para corregir y puede establecerse como una pieza fundamental en el repliegue defensivo

Aunque no es un central muy, muy alto (1'83cm), dentro del área se desenvuelve muy bien y va bien por arriba. No es corpulento, pero es ágil e inteligente, condiciones que le permiten intuir la trayectoria del balón y llegar antes a la disputa. Despeja bien, con sentido, siempre a los lados y lejos de una posible caída que favorezca la segunda jugada del rival.

 

 

Tras el gran curso de Mario Hermoso, era lógico pensar que el Espanyol tendría que acudir al mercado para cubrir esta posición. El vacío era grande, pero el club ha tenido claro la pieza que necesitaba. Fernando Calero es, quizás, la mejor opción de todas. Por perfil, por proyección, por talento y por estructura. Porque este Espanyol ya ha entrado en otra realidad y este fichaje, como el del ‘Monito' Vargas, demuestran que, aunque todavía hay que ordenar mucho más, el proyecto está sentando unas bases que en el medio y largo plazo podrían permitir más y mejores maniobras y subir un escalón competitivo. Algo que, sin ir más lejos, ya está sucediendo esta temporada. 

Joan Camí

@JoanCami        


 19/08/2019 El análisis del Espanyol - Sevilla
 16/08/2019 Apuntes del Sevilla FC
 08/08/2019 Analizando al FC Luzern
 26/07/2019 Apuntes europeos
 28/06/2019 Así juega Pol Lozano
 21/06/2019 Así juega Lluís López
 13/06/2019 Método Gallego
 31/05/2019 Análisi de la temporada: davantera i banqueta
 29/05/2019 Anàlisi de la temporada: el mig del camp
 28/05/2019 Anàlisi de la temporada: la defensa
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8