AVUI A POL

Can ràbia per Francesc Via

El plan Chen

La salida de Rubi con destino al modélico y estable proyecto verdiblanco y la entrada del huracán Gallego con esa muy camachiana mezcla de ironía y mala leche, han restado algo de foco a la noticia más relevante de los últimos tiempos, la ampliación de capital con la que Rastar demuestra la solidez de sus intenciones. Si días antes se cuestionaba al proyecto perico por parte de propios y también de extraños, la respuesta de Chen es muy contundente. Y también muy a su modo, ya que la mayoría de nosotros imaginamos cualquier inyección económica a ras de césped. Pero al empresario chino le obsesiona desde siempre ir tiñendo de negro a los números rojos, y así, si las previsiones se cumplen, el Espanyol volverá a lo largo de la temporada 19/20 a tener una deuda que rondará los 40 millones, muy inferior a lo que tenía antes de decidirse a construir su estadio. De hecho, son números prácticamente posteriores a la venta de Sarrià.

Hemos dudado muchas veces de las intenciones de Chen, algo completamente normal debido no solo a los avatares deportivos, sino a la percepción generalizada de que no sabíamos adonde se orientaban sus pasos. En ello tiene mucho que ver la barrera idiomática y cultural. Su lógica ni sus tiempos no son los nuestros, desde luego, pero no puede negarse que la línea de crecimiento respecto de 2015, cuando entró en el club, es más que evidente. Ha ido cumpliendo etapas poco a poco, a un ritmo en ocasiones desesperante, pero la consolidación económica de la entidad siempre ha sido la meta principal y la está consiguiendo. Ya avisó de esta ampliación en la pasada Junta y va camino de cumplir su palabra. Este hecho, deja al club saneado a ojos de los inversores, y juntamente con la proyección que en el mercado chino ha otorgado la llegada de Wu Lei nos convierte en un caramelo apetecible con la salida a la bolsa china en el horizonte.

El plan Chen, empieza a verse algo más claro, aunque todavía no se divise en su totalidad. Desde luego, no consiste, como habían temido los más agoreros, en vender los activos del club para recuperar el dinero y desaparecer. No. Ese toma-el-dinero-y-corre es más propio de occidentales y por eso aparecía como explicación única ante los primeros bandazos. El plan Chen parece mucho más metódico y ambicioso y ya sea para beneficio propio o no -es legítimo y nadie podría discutirlo- pasa por hacer al club más grande y estable, con China como resorte económico principal ya sea saliendo a bolsa o abriendo mercado entre los chinos, al fin y al cabo el marketing que él y su empresa dominan. Está claro que el club es una inversión mucho más atractiva que a su llegada, y si por el camino vuelven a surgir compradores -ya ha sucedido durante estos primeros años en diversas ocasiones- el valor de venta será también más elevado. Por eso el plan no se altera por el hecho de haber entrado en Europa casi accidentalmente. En el plan Chen, Europa no es el fin, sino la consecuencia. Como dijo aquel presidente americano de bragueta alegre, "it's economy, stupid".

Les guste o no a sus detractores, habrá que reconocer, que por primera vez en la historia moderna de la entidad, alguien tiene un plan de crecimiento para el Espanyol. Y parece que está dispuesto a cumplirlo.

Francesc Via 

@francescviapol         


 07/10/2019 Així està la cosa
 30/09/2019 Gallego: un relevo necesario
 16/09/2019 Discursos
 09/09/2019 Una plantilla digna
 02/09/2019 Confiança
 26/08/2019 Ucrania o muerte
 19/08/2019 Esto acaba de empezar
 29/07/2019 Radiografía a medio verano
 09/07/2019 Estrategia Europa League
 01/07/2019 Un estiu decisiu
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 65