AVUI A POL

Doy palabra per M.C. Cánovas

Sensaciones, equilibrio y exigencia

La primera parte der la Liga nos dejó un amasijo de buenas y malas sensaciones que ahora, tras el parón festivo, hay que deshacer para que vuelvan las cosas a su sitio.

Creo haber comentado tiempo atrás la falta de equilibrio que por los siglos de los siglos ha padecido el Espanyol para hacer las cosas, dentro y fuera del rectángulo de juego. La Liga actual arrancó con una muy buena actitud, vibraciones positivas y resultados. La plantilla era la misma de antes, cuando todo lo expuesto no existía.  ¿Qué cambió? Estoy convencido que las exigencias, lo que el banquillo transmitía a los jugadores. Pero...

Con el equipo segundo de la tabla, o así, todos nos recordamos que "futbol es fútbol" y llegarían momentos menos dulces. Y llegaron. Al equipo le supuraron los dos forúnculos de la Liga y no levantó cabeza. Se esfumó la actitud, las buenas sensaciones, el equilibrio. Y en ese punto vuelve la Liga con las incógnitas, las incertidumbres y los miedos de siempre abiertos de par en par, cuando los dedos se nos hacen huéspedes sea quien sea el rival de turno.

Faltan 48 hora cuando escribo estas líneas para que vuelva a correr el balón. Hay quienes dudan de Rubi, yo no. Hay quienes dudan de los jugadores, yo de algunos como igualmente dudaba en momentos anteriores, pero no dudo de que con las exigencias al máximo esos mismos jugadores remontan en vuelo. Es lo que en su día decía el José Antonio Camacho: "Este equipo ha de jugar permanentemente al 120 por ciento". Ni uno menos, digo yo.

Remontar el vuelo, recuperar sensaciones, dar con el equilibrio necesario entre las posibilidades del equipo y sus limitaciones. Pero sobre todo con máximo esfuerzo. Cualquier exquisitez se diluye sin esfuerzo. Máxima exigencia al banquillo, al vestuario y a quienes rigen ese banquillo y ese vestuario. La plantilla no va a cambiar en un tiempo pero el 60 por ciento del campeonato no lo mueven fenómenos precisamente, se mueve denotando una voluntad, una exigencia repito por enésima vez que extremas, como la que mostraba el Espanyol cuando arrancó esta Liga.

Decía Maguregui que "camarón que se duerme se lo lleva la corriente". Fútbol realista, de calle, de potrero. Las etiquetas y los filósofos lo más lejos posible. A ver si despertamos.

M.C. Cánovas


 05/11/2019 No llorar por la mala leche derramada
 16/10/2019 Prudente prudencia
 30/09/2019 Otro tiro en el pie
 17/09/2019 Pragmatismo a ultranza
 23/08/2019 Demasiadas lágrimas de cocodrilo
 30/07/2019 El 2
 18/07/2019 Renovaciones... a fondo
 28/06/2019 El partido de Roca
 18/06/2019 Quince días para vibrar, un año para disfrutar
 14/05/2019 Arriba el telón
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 18