AVUI A POL

Vaya cañito per Miki Ávila

Mucho más que 4 puntos

Los pericos hemos vivido uno de los veranos más aburridos que recuerdo. Tras asumir la marcha de Gerard y Aarón, hemos destrozado el F5 de nuestro ordenador en busca de noticias de posibles fichajes con los que ilusionarnos. Solo vino Borja, que era un melón por abrir. Así que los pericos arrancamos una nueva temporada que prometía menos que una nueva entrega de Fast and Furios. Pero, ¡Ay Dios mío! Llegó Rubi para cambiar por completo el guión y convertirla en la nueva de Tarantino.

Empezamos la pretemporada demostrando que sabíamos jugar al fútbol (aunque algunos rivales estaban al nivel de un partido de solteros contra casados). Pero hemos ido ganando partidos, conceptos tácticos, y, lo más importante de todo, confianza. El equipo ha crecido descomunalmente en tan solo mes y medio. La segunda parte del domingo frente al Valencia fue una oda al fútbol de las que contadas veces hemos visto en el RCDE Stadium. ¡Y con Chen en el palco, oiga! Si el presidente estuvo atento, no solo no va a fichar a nadie, sino que lo normal sería que vendiera hasta las mascotas.

Pero lo del domingo fue algo más que tres puntos. Un partido que en su previa no prometía demasiado, se convirtió en una fiesta por todo lo alto. Una sensación que los pericos deseábamos y merecíamos recuperar. Si hasta coreamos tantos olés al ritmo de pases blanquiazules que me entraron ganas de pedirme un rebujito.

Ganamos, jugamos bien al fútbol y recuperamos la comunión grada-equipo. Una sensación tan extraña como anhelada. Obviamente, cada perico sintió el partido como le dio la real gana, pero yo salí con la sensación de satisfacción de las grandes citas. De corazón os digo que fue uno de los días más emocionantes que recuerdo en el estadio, al nivel de la inauguración, del Melendazo o de aquel Espanyol 0 Levante 0, con cero tiros a puerta, en el que aproveché para ver en mi móvil el final de Juego de Tronos.

Y pasados tres días, he percibido entre los pericos demasiadas reacciones moderadas. "Que si es la jornada 2", "que esto es muy largo", "que ahora la cagaremos como siempre"...¡Al carajo la prudencia! Basta ya de victimismo. Estamos en puestos Champions hasta el fin de semana, como mínimo. Somos el Brasil de Pelé. O el Nápoles de Maradona. Disfruten de la situación porque hace 50 días no la soñaban ni los más optimistas. Así que alarguen el Darderismo todo lo que se pueda, que no merece la pena vivir amargado para luego alzar la bandera del "yo ya lo dije". Farden de españolismo al máximo, que esto es como una fiesta en Ibiza: que no falte de nada, que está todo pagado. Después ya lloraremos al ver el extracto de la tarjeta.

Miki Ávila

@AvilaMiki