AVUI A POL

Al remate per Álex Pérez

Un líder de líderes

Tras la derrota frente al Leganés, Quique Sánchez Flores, ha cargado con todo y contra todos. Era sabido el desgaste y desmotivación del técnico al frente del Espanyol y sus desavenencias con algunos responsables del club, pero hasta ahora, siempre se había mostrado al lado de los jugadores. En la rueda de prensa postpartido en Butarque, además de la ruptura del míster con el club, con los líderes y con Mario Hermoso, parece claro (si no lo estaba) que el camino de Quique Sánchez Flores la próxima temporada está muy lejos del Espanyol. El problema, es que quedan 17 jornadas por delante, media liga que cubrir y un aparente divorcio entre técnico y jugadores que puede hacer un tramo final de liga muy duro y largo para todos.

El míster ha reclamado una falta de líderes en el campo. En mi opinión, hace falta un líder motivado que ejerza una fuerza sobre estos líderes, que ya los hay. Los Gerard y David López, son el ejemplo de dos grandes líderes dentro del campo, que responden siempre con su juego y gracias, en parte, a ellos dos, se han salvado y conseguido los puntos que permiten hoy respirar a los pericos. Al igual que los dos porteros, Pau y Diego, que han respondido siempre, a pesar de vivir ambos situaciones complicadas han ejercido un liderazgo desde la portería admirable. Además de líderes dentro del campo, los hay fuera, los que siempre dan la cara cuando las cosas van mal y los que han conseguido algo muy difícil, que este grupo de jugadores sea uno de los más unidos en los últimos tiempos.

El gran problema que tiene ahora mismo la dirección del club es conseguir recuperar para lo que queda de temporada al líder de líderes. Además, según él, no le pueden motivar, ya que tal y como ha afirmado, el club no está en condiciones de traer a nadie en el mercado de invierno. Este último, no es el único motivo para el enfado y desgaste del técnico, es algo que se arrastra desde verano pero la salida de Javi Fuego ha sido uno de los detonantes para el gran malestar mostrado hoy por Quique. Como decisión de club, seguramente es una operación acertada, pero es lógico que un entrenador que pierde a uno de sus jugadores más utilizados se sienta molesto y lo pueda manifestar. La decepción de Quique con el Espanyol es evidente desde toda la temporada y no se ha conseguido remediar, 21 jornadas después.

Ahora la responsabilidad cae en la dirección, que ve como el líder deportivo ha perdido la motivación y no es capaz de liderar a los líderes del césped. Queda por ver si el gran líder, Chen Yansheng, tomará nota y recuperará al líder que hace una temporada y media llegó al Espanyol, Quique Sánchez Flores.

"La función del liderazgo es producir más líderes, no más seguidores". Ralph Nader

Álex Pérez

@AlexandrePerez8