AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

No nos moverán (espero...)

La dolorosa matinal ante el Sevilla volvió a poner de manifiesto lo difícil que resulta en esta casa mantener la cara alegre. No me vale el topicazo de que la alegría dura poco en casa del pobre, porque este Espanyol, aunque no le sobre el dinero, ha aglutinado una plantilla que cuesta mucho encontrar otra parecida en cuanto a costo. A la vez valoro que el Sevilla, per se, es un equipo que puede ganarte en cualquier momento pero rechazo, por lo que acabo de exponer respecto al valor material del equipo, una tibieza, una laxitud en el juego. Bonito, eso si, pero muchas veces laxo. No me refiero al ánimo de los jugadores que, como he dicho en otras ocasiones, no se duermen ahí dentro, pero parecen insuflados de un academicismo, una elegancia que a veces, y perdónenme, deriva en esa laxitud para enmendar entuertos.

Este equipo ha demostrado su calidad y capacidad para resolver un partido en determinadas ocasiones y ante rivales de talla, pero hay un aspecto que me preocupa, y es que cuando recibe un contratiempo, entiéndase el marcador en contra, o simplemente que te lo empaten cuando vas ganando, le cuesta levantarse. Alavés, Las Palmas o con Leganés y Girona en casa, anímicamente han hecho suficiente daño como para no levantarse a tiempo, y con el Sevilla otra que tal. Un poco después, Las Palmas, que tiene pie y medio ya en Segunda, le levantaba el partido al tercero de la Liga. Quizá por eso, ahí estamos.

Ni la sonada victoria sobre el Atlético, las cuatro jornadas consecutivas, creo, sin perder, ni el subidón copero, nos permiten, a día de hoy, dar ese salto que te sacaría de la mediocridad del puesto 14 y colocarte muy cerca de los que juegan con el pasaporte en la boca. El 14. Cierto que con mucho aún por jugar, con golpes de buen fútbol pero para mi gusto excesivamente academicista y poco directo; lo siento pero no soy seguidor del tiqui-taca, sobre todo para este equipo, que tiene buen juego pero poca efectividad continua excepto en el de siempre. Estoy más en la línea de Beckenbauer cuando, no hace mucho, decía de su Bayern aquello de: Estamos encima de la raya de gol del contrario y nos seguimos pasando la pelota..."

Son gustos, lo sé, y cada maestrillo tiene su librillo, pero al fútbol de este equipo le pido más pegada, en el buen sentido, o como quieran entenderlo. Más pegada para recortar los excesivos espacios que se conceden a los contrarios, sea quien sea quien tengas delante. Más pegada para buscar, intentarlo al menos, el disparo más directo en las llegadas a gol. No será tan bonito pero igual nos resulta más práctico.

Porque a día de hoy el equipo sigue anclado en esa zona 14 y me gustaría que no acabara la liga sin más relevancia que la de la franja que te lleva del 9-10 al 14-15. Yo diría que de esa zona no nos moverán. Lo espero. Porque de donde está el equipo a la digamos parte noble median siete u ocho puntos salvables, pero mucho ojo porque de donde estamos a la menos noble median ocho. Y viene lo que viene. Y jodería bastante tener que recurrir a lo del virgencita que me quede donde estoy...

Yo donde estoy es en que no nos moverán y se apuntará, poco o mucho, hacia arriba, pero vamos a verlo y ya. Que servidor las ha vivido de muchos colores.

M.C. Cánovas

 

 

 

 


 08/10/2018 La foto
 19/09/2018 Más de lo que parece
 29/08/2018 No, no nos equivocamos de campo
 30/07/2018 La otra cara del partido y Darder
 09/07/2018 El Rey David
 29/06/2018 El final del túnel de junio
 29/05/2018 Y jugarán once
 24/04/2018 No compren un crack. Compren un equipo.
 05/04/2018 Un buen cuerpo sin alma
 21/03/2018 Nueve jornadas y media
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 16