AVUI A POL

El convidat per Edu Calero

Querer es poder

Nuestra casa, el RCDE Stadium, cumplió el pasado mes de agosto siete años de existencia.

Es una incuestionable realidad que ese tiempo acumulado no es mucho todavía aunque es bien cierto que la primera década de edad está ya a tiro de piedra.

La suma de momentos inolvidables en este tiempo en Cornellà-El Prat ha sido exigua. Tan escasa que son estos exactamente dos y ambos en una misma semana. La cara y la cruz, los gozos y las lágrimas casi unidos en el tiempo.

El primero, su cara, un 2 de agosto de 2009. La inolvidable fiesta de inauguración con victoria a todo un Liverpool incluida y donde todos los pericos "flipamos" porque no era para menos.

Teníamos una vez más casa propia y además nos encantó porque era sencillamente maravillosa y muy por encima de nuestras expectativas iniciales.

El segundo, su cruz, un 8 de agosto. El trágico e inesperado fallecimiento en Italia de nuestro eterno capitán Dani Jarque y la repentina reacción del "españolista" de a pié erigiendo la puerta 21 en un altar de dolor, homenaje y agradecimiento.

Estos dos hechos tan contrapuestos son el resumen de los acontecimientos históricos vividos en y por el RCDE Stadium. A lo sumo uno más a añadir, la entrega por parte del pequeño gran Iniesta de la camiseta con el texto "Dani Jarque siempre con nosotros" el auténtico símbolo e icono del más grande momento del futbol nacional luce para siempre en nuestra casa.

Sarrià es nostalgia para quienes lo conocimos y lo añoramos. Ese estadio transpiraba fútbol en sus tribunas y en sus dos goles por tantas vivencias acumuladas en su seno.

Allí se disputó el partido de ida una final de UEFA, la mejor eliminatoria de la historia de los mundiales de fútbol - acontecimiento que le hizo auténticamente inmortal-, jugó en él el mejor portero de todos los tiempos, vivió el primer gol de la Liga... Incluso el Levante ganó un título de Copa hasta hoy no reconocido por la RFEF.

Cornellà El-Prat está a la altura por diseño, funcionalidad o modernidad de ofrecer días inolvidables de fútbol y abandonar la nadería de estos siete años. Unicamente queda que ocurran cosas que transciendan en el tiempo.

Mientras el "proyecto Chen" va quemando etapas y nos conduce a competiciones europeas y por qué no a la consecución de algún título, el club debe ir planificando una estrategia que prestigie nuestro estadio y por extensión a nuestro club.

Una sugerencia que surge de mi base argumental; la Supercopa de Europa de 2018 ya tiene sede para disputar dicha competición: Tallín en Estonia. La de 2019 sin embargo no tiene todavía sede designada.

Durante 2019  cumplirá nuestro RCDE Stadium diez años de vida. Una cifra redonda. ¿No sería una efeméride digna de que el RCD Espanyol de Barcelona pugnara por conseguir la celebración de la Supercopa de Europa? Querer es poder y hacerlo realidad es cuestión de tomar la iniciativa. Ahí lo dejo.

Fran Sánchez Alaminos

Sígueme en @SanchezAlaminos