AVUI A POL

El balón al pasto per Héctor Farrés

No hay que estarles agradecidos

La desidia ha vuelto a anidar una temporada más en el Espanyol. Nadie corre, nadie da un pase, nadie se esfuerza y nadie dirige. Y parece que da igual. El partido contra Las Palmas ha sido la última actuación ridícula de los hombres de Galca, que acabará la temporada en el banquillo para hundirse - si es que acaba hundiéndose - con un barco que ha ido de Guatemala a Guatapeor. Ese era el único cometido del rumano: mejorar los registros de Sergio González. Una tarea bastante fácil, por cierto. Pero esto es el Espanyol y lo fácil es una odisea.

Solamente hay que escuchar a nuestros jugadores para ver de qué palo van. Javi López, capitán del equipo, dijo nada más acabar el partido contra los canarios que no merecían llevar la camiseta y que han pedido tantas veces perdón que han gastado la palabra. El que crea, o sepa, que no merece llevar una camiseta más que centenaria ya sabe dónde está la puerta para liberar fichas, pues seguro que hay futbolistas de calidad que quieren luchar por este escudo. Por otro lado, no hubiera hecho falta disculparse tantas veces si, tal y como confesó Gerard Moreno, la plantilla no se hubiera puesto a pensar en otros asuntos porque creían que ya estaban salvados desde hace cuatro jornadas.

El aficionado, a nivel individual, puede pensar lo que quiera - creo que nos salvarán los deméritos de otros equipos en vez de salvarnos por nosotros mismos-; pero los jugadores, que son los que juegan y consiguen los resultados, no pueden caer en esta dejadez y conformismo crónicos que llevan instaurados en el club desde que Cristo abrazó la cruz. Estas declaraciones me hacen llegar a la conclusión de que los jugadores, hasta que no se han visto con el agua al cuello, no pensaban dar el callo, y es una pena tener que estar celebrando goles de equipos que no soportas y con la calculadora a cuestas deseando que los de abajo no sumen unos puntos que el Espanyol no sabe ni cómo los tiene vista su ‘ambición', que no es otra cosa que conseguir ciertos puntos y luego arrastrarse por los campos.

Todo pasa por ganar un solo partido. Tres puntos para el merecido descanso de la afición, que no de todos los implicados en este desastroso Espanyol de marca blanca. Nos salvaremos, estoy convencido, pero subrayo que será porque Levante, Sporting, Granada, Getafe o Rayo no sumarán los puntos correspondientes. En estos dos partidos en casa habrá que dejarse la voz una vez más por una plantilla conformista y mediocre de la que pocos se salvan de la quema. Una vez conseguida la permanencia, cuando termine el partido contra el Eibar, que no esperen que la afición les esté agradecida por semejante temporada: pañolada y a pensar en la siguiente temporada.

Héctor Farrés

@hector_fg35


 01/05/2018 Menos mal que esto se acaba
 06/10/2016 Hace falta valentía
 25/06/2016 Roberto, el héroe de El Pireo
 07/03/2016 Creamos en los nuestros
 28/01/2016 El lío de la portería
 31/12/2015 Propuesta de identidad
 20/11/2015 Las bandas son velociraptores
 08/10/2015 Dejen de reflexionar y empiecen a jugar
 17/09/2015 Hay quien pasa desapercibido
 23/08/2015 Relato de la construcción de un equipo
1 | 2 | 3