AVUI A POL

El balón al pasto per Héctor Farrés

El lío de la portería

Las casas se construyen desde los cimientos, de abajo para arriba. A partir de una base sólida se edifica el resto. Un equipo de fútbol no se escapa a esta lógica aplastante y la defensa es el soporte de todo el colectivo. Si bien el concepto ‘defensa' engloba al trabajo de todo el equipo en todo conjunto que se precie hay un portero y cuatro futbolistas - tres si el equipo en cuestión es un fuera de serie o cinco si es todo lo contrario - que son los principales encargados de frenar y evitar que los rivales marquen.

No hace falta que venga Carmen Porter a certificar que, en el Espanyol, la defensa, y sigo haciendo énfasis en que son cuatro jugadores y el portero, es la línea más frágil e ineficaz. Los errores son continuos, si no falla uno falla el otro y esto va más allá de las directrices que dio Sergio González y las que está dando Constantin Galca. La calidad de esta defensa es para mantener la categoría sufriendo hasta el final. Ni Álvaro confía en Roco, ni Roco en Álvaro, ni estos en Rober ni Víctor Álvarez y Pau López, que es quien lo ve todo desde atrás, no se fía de ninguno de ellos. No hace falta decirlo pero la afición tampoco tiene fe en que la obra, con estos actores, pueda tener éxito.

El fichaje de Óscar Duarte, un jugador contrastado en Bélgica y con experiencia en competiciones continentales e internacionales, es un paso hacia una defensa sana. Ahora bien, no basta. Dudo que un jugador tenga el poder para convertir la sangre en vino. El segundo en llegar, a petición expresa de Galca, es el portero Arlauskis. Este portero lituano, del que nadie tenía constancia de su existencia hasta el momento, viene de estar sentado en la grada de Vicarage Road - el coqueto estadio del Watford - a tener el puesto asegurado en el no menos acogedor RCDE Stadium.

Vaya por delante que Pau tiene unas grandes aptitudes para ser un gran portero; así como que Arlauskis solamente es un parche a una mala planificación. En el Espanyol se ha querido tener a dos porteros jóvenes, que es totalmente lícito, para generar una competencia que se traduzca en una mejora constante. A estas alturas de la temporada me atrevo a decir que ha habido una mejoría mínima y una competencia inexistente, ya que Bardi solamente ha jugado dos partidos y un amistoso muy descafeinado contra los chiflados del Blooming boliviano. Me da la impresión de que Bardi ya podía hacerlo todo mejor que Pau que no iba a tener las mismas oportunidades.

No lo voy a esconder: me gusta Pau pero me gusta mucho más Bardi. Lo poco que ha podido demostrar me ha parecido suficiente como para sentar a Pau, que no hecho ningún partido extraordinario ni ninguno excesivamente malo. Mientras que Pau ha tenido un desarrollo global más bien plano y equilibrado - ha alternado buenas actuaciones con otras muy mejorables - el portero italiano ha tenido picos de mucho mérito.

En este panorama 'porteríl' ha habido dos sacrificados y un beneficiado: el primer damnificado ha sido Pau, que va a pasar de ser el titular indiscutible a estar en el banquillo; el segundo perjudicado es Bardi, aunque en menor medida porque acaba ganando saliendo cedido al modesto y sufrido Frosinone; por último, el gran favorecido va a ser Arlauskis, que no de tocar una pelota va a ser titular en el Espanyol.

No dudo que Arlauskis sea un gran portero y vaya a aportar experiencia; tampoco dudo que hará grandes paradas y cometerá errores. Aun así, considero que es un error que haya tenido que salir Bardi para que llegue el portero lituano. En mi humilde opinión la solución habiera sido ceder a Pau para no cortar su progresión, poner a Bardi de titular y traer a Arlauskis u otro portero con experiencia.

Pau López ha tenido el valor, y eso es loable, de reconocer sus errores. Pero los suyos, unidos a los de sus compañeros, ya son muchos y han costado puntos que pueden faltar a final de temporada. Un cambio en la portería, igual que en la defensa, es necesario. No debe suponer un trauma para Pau, que debe entender la situación y hacer evidente que acepta sus fallos. Es ahí donde la gestión ha estado mal hecha, ya que no se ha puesto remedio a tanta exposición negativa con una suplencia a tiempo en favor de Bardi. Ahora el italiano ya no está, se ha ido dejando algún que otro destello de calidad y llega un portero para ser titular que solamente Galca conoce. Habrá que esperar a ver cómo sale el experimento pero el portero que más seguridad transmite juega en el Frosinone y jamás volverá al Espanyol.

Héctor Farrés @hector_fg35


 01/05/2018 Menos mal que esto se acaba
 06/10/2016 Hace falta valentía
 25/06/2016 Roberto, el héroe de El Pireo
 25/04/2016 No hay que estarles agradecidos
 07/03/2016 Creamos en los nuestros
 31/12/2015 Propuesta de identidad
 20/11/2015 Las bandas son velociraptores
 08/10/2015 Dejen de reflexionar y empiecen a jugar
 17/09/2015 Hay quien pasa desapercibido
 23/08/2015 Relato de la construcción de un equipo
1 | 2 | 3