AVUI A POL

Vaya cañito per Miki Ávila

¡Que corra el cava!

Se ha declarado, oficialmente, el estado de euforia en el mundo perico. Y es que hacía muchos años, pero muchos, que no disfrutábamos tanto. Pero muchos más años en los que la afición no estaba tan feliz. Pese a haber sufrido alguna derrota, la pericada está radiante. Así que gritemos a los cuatro vientos: "¡Que corra el cava!". Que si hace falta, ya limpiaremos mañana el suelo mientras pasamos la resaca.

Y, sobre todo, gritémoslo muy fuerte para que lo oigan todos los socios y socias que no renovaron su carné porque lo habían subido 50 euros. No voy a discutir si era más o menos acertado su razonamiento, pero creo que el sentimiento perico debe estar por encima. Quéjate, protesta en las oficinas, ve al campo enfadado si quieres, pero ve. Porque, casualidades del destino, ahora os estáis perdiendo una maravilla. El buen juego, la alegría en el ambiente y la comunión con la grada que estamos viviendo, no tiene precio. Así que, a todos ellos y ellas, de corazón, quería deciros: ¡OS LO MERECÉIS!

Y es que este equipo es una delicia. Como juegan, como se asocian, como se atreven. Nos faltan un par de afroamericanos de dos metros para ser los nuevos Globetrotters. El último partido frente al Villarreal fue una oda al fútbol, con 28 disparos a nuestro favor. ¡28 TIROS! Creo que no hicimos tantos en toda la temporada anterior. Y de todos los colores: manos a manos, disparos de fuera del área, remates tras centros laterales, Darder de cabeza, Dídac empalmando con la derecha... Incluso JaviLovic tuvo una ocasión buenísima. Solo faltó Diego López haciendo una chilena, Rubí entrando a rematar un córner o Piatti y Melendo haciendo la catapulta infernal de los hermanos Derrick.

El único pero que le encontré al partido fueron las leves críticas realizadas a Borja Iglesias por las múltiples ocasiones falladas. Asenjos aparte, el partido frente al Villarreal del delantero perico fue muy bueno. Los movimientos, los desmarques, las descargas y todo lo que ofrece al juego colectivo es increíble. ¿Qué le falta calma para ser un depredador del área? Obviamente. Por eso es un panda, sino se apodaría el tigre.

Y es que oí mucho crítico durante el partido dándole palos innecesarios a Borja. Y mi preferido era: "Eso, Gerard Moreno lo hubiera metido". Un Gerard que se fue siendo ídolo, pero que hizo una primera temporada muy pobre. Pero una vez más, ¡oh maravilloso destino!, los astros se alinearon para que el antiguo rey se pusiera a la altura del nuevo príncipe y Gerard falló una ocasión clamorosa con el 2-1. Tras un desajuste defensivo, Gerard se plantó solo ante un Diego López agigantado, con 25 metros para decidir cómo batirlo. Pero la justicia futbolística se apareció para conseguir que Gerard Moreno acabara decidiendo peor que una infanta eligiendo esposo.

Así que pericos y pericas, disfrutemos, abramos otra botella y brindemos por nuestro equipo. Y a los ex-socios que padecéis úlceras en casa, una última cosa: ¡VENIROS, QUE MÁS VALE ARREPENTIRSE TARDE QUE NUNCA!

Miki Ávila

@AvilaMiki