AVUI A POL

Gol Sur per Fran Sánchez Alaminos

Darderismo vintage: 20 años de la Intertoto del 98

El "Darderismo", término acuñado involuntariamente por Sergi Darder viene a ser algo así como derribar la barrera del sonido subido a un parapente o lo que es lo mismo, tener la ambición máxima que lleve hasta un éxito inesperado. Un episodio de Darderismo vintage lo vivió el Espanyol hace justamente ahora 20 años.

Con Camacho recién salido del banquillo y Marcelo Bielsa aterrizando en el banquillo perico, el Espanyol se estrenaba en una competición europea de rango menor que tenía por premio a uno de sus tres campeones una plaza en la Copa de la UEFA.

El técnico argentino consideró un contratiempo en la preparación del equipo la participación en la competición y en su primera extravagancia en Europa decidió que el Club disputase la Intertoto con el equipo filial -recién eliminado de la promoción de ascenso a 2ª División- y un puñado de cedidos retornados comandados por Paco Flores. Había nacido de manera inesperada "la quinta de la Intertoto".

La aventura de los Argensó, Pedro Nieto, Morales, Sergio, Capdevila o Tamudo entre otros se inició en la ciudad checa de Brno con derrota y remontada en el partido de vuelta en Sabadell -Montjuic renovaba su césped- donde Tamudo -como no- goleaba. Sorpresa y conjura de grupo para llegar lejos y por qué no llevarse la competición. Aquel grupo de chavales se reivindicaba individual y colectivamente. La afición perica mientras tanto se entusiasmaba por la machada.

Después vino una segunda ronda -que era ya semifinal- y a aquel filial adoptando el rol del primer equipo le cayó en suerte el equipo francés de Auxerre, Campeón de la competición el año precedente. Empate en Francia y victoria en Sabadell nuevamente y a disputar la final contra aquel Valencia de Rainieri. Cañizares, Mendieta, Carboni o el Piojo López, columna vertebral de aquel conjunto Ché que poco tiempo después sería subcampeón de la Champions eran el último escollo. Lo inverosímil parecía posible y esa mezcla de talento, ilusión y entusiasmo hacía verosímil ganar la eliminatoria.

La ida en Montjuic ante 15.000 espectadores arrancó con un penalty a favor del Espanyol que no convirtió Alex Fernández, un palo de De Lucas y un remate a puerta vacía de Tamudo fuera de la portería. Al final 0 a 1 a favor de los valencianistas. A pesar de todo las espadas seguían en alto. La vuelta, el 5 deagosto de 1998, en Mestalla ante 40.000 espectadores un 2-0 final no deslució aquella espectacular singladura de verano de aquellos chavales que vivieron un sueño de verano y aceleraron muchos de ellos su eclosión en el fútbol profesional. Sergio González -que ya había debutado con Camacho en el primer equipo- es todavía el segundo mayor traspaso en la historia del RCD Espanyol, Raúl Tamudo sigue siendo el mayor goleador catalán en la historia de la Liga y Joan Capdevila es Campeón del Mundo. Aquel verano, sin darnos cuenta, se plantó la semilla que germinó en forma de título copero en el año 2000.

Si unos chavales del B casi nos cuelan de manera inesperada en una competición de Copa de la UEFA esto último del "Darderismo" igual no es más que una prolongación de aquella gesta dos décadas después. Ya lo decía el texto de aquella pancarta de recibimiento a Borja Iglesias "sueña en grande y pasarán cosas gigantes". Soñemos como en aquel verano de 1998. Es gratis.

Fran Sánchez Alaminos

@SanchezAlaminos


 17/10/2018 Guasch o el don de la inoportunidad
 27/09/2018 A rebufo de Rubi
 27/07/2018 Con lanza y sin escudo
 11/07/2018 Cinco buenas noticias
 29/06/2018 Recuerdos de la calle Lleida
 21/06/2018 Así no
 09/06/2018 Roger Guasch: patada a seguir
 28/05/2018 "Clientes" emocionados
 17/05/2018 Pau y la tinta del calamar
 09/05/2018 Hasta siempre, amigo Dámaso
1 | 2