AVUI A POL

No surrender per Sergio Martínez

Fútbol base y primer equipo, de la mano

Si por algo se ha caracterizado el Espanyol a lo largo de su historia ha sido por la fábrica de talentos que ha generado. Jugadores que han llegado a la cima saliendo de las paredes de la ciudad deportiva Dani Jarque de Sant Adrià. Ha sido, es y debe ser el pilar del club: apostar por canteranos y que a su vez sigan una línea de juego igual.

Óscar Perarnau dio pinceladas de que así será. El actual director general del Espanyol afirmó el día de la presentación de David Gallego que "el primer equipo y el futbol base deben tener una identidad lo más similar posible". Ésta es una de las primeras claves para ser un gran equipo, aunque actualmente el club no lo haya plasmado. Vamos a ir más allá.

Cómo es posible que estas dos últimas temporadas el primer equipo y filial hayan jugado tan y tan diferente. Muchos aficionados del Espanyol se alegraron cuando escucharon la siguiente afirmación de Gallego cuando cogió las riendas del primer equipo: "Tenemos una propuesta que es a través del balón. La propuesta anterior de Quique era sin balón pero la mía es a través de la pelota". La noche y el día. Es para alegrarse de que exista la intención de un cambio de estilo -más vistoso y con más presencia en el área contraria- pero deja al aire la carencia de remar en una misma dirección entre primer equipo y filial.

¿Por qué ha sucedido esto? ¿Alguien de la dirección deportiva del club esperaba ver al equipo de Quique algún día hacer una propuesta futbolística a través del balón? ¿Con posesiones más largas? Jurado, Marc Roca y sobre todo Darder fueron los más damnificados de este ‘Quiquenaccio' y que a tantos pericos nos ha aburrido esta campaña y parte de la pasada. Encuentros soporíferos. Se pusieron unas expectativas más altas de juego que finalmente no se plasmaron en el campo, ya que en muchos encuentros acabábamos viviendo más en nuestra área que en la del rival. Sin dominar los partidos y dejando ver cómo rivales de la zona media de la tabla hacia abajo te superaban en todas las facetas del juego.

Es por ello que, de cara al Espanyol de futuro, aparte de apostar por jugadores de la cantera (dónde hay un potencial increíble) es fundamental encontrar un estilo de juego. Venga el entrenador que venga, deberá proponer algo más que lo que hizo Quique, y que de este modo, el club y su fútbol base puedan remar hacia un futuro mejor. Hacia una identidad conjunta que caracterice al Espanyol.

Sergio Martínez 

@whoisergio21      


 05/04/2018 Que n'aprenguin
 19/03/2018 Ara què?
1